Es fácil cansarse del trabajo, de la rutina y después de pasar mucho tiempo conociendo algunos de los mejores complejos turísticos del mundo, pueden empezar a coincidir. Por eso, cuando una experiencia se te queda grabada mucho tiempo después, sabes que tiene que ser algo especial. Para muchos, esta experiencia se encuentra en el Grand Solmar en el Rancho San Lucas Resort Golf & Spa.

Hay muchas cosas que gustan de este complejo y lo que lo ha mantenido en la memoria de muchos es el spa frente al mar, realmente una de las experiencias de spa más memorables que tendrás en todas tus aventuras en resorts de lujo en México.

El spa al aire libre frente al mar consiste en varias cabañas con techo de paja que miran hacia el océano, con una pared completamente removida para que la brisa del mar sea una parte consistente de la experiencia del spa. En el centro de la zona del spa hay cabañas frente a la piscina que rodean un jacuzzi central. Los huéspedes pueden elegir entre un menú de masajes y tratamientos, pero la verdadera magia del spa está en sus experiencias.

La experiencia para parejas Tamma Wakoe consiste un masaje de 80 minutos que está a otro nivel de la mayoría de los masajes. Los terapeutas son más que precisos, y se centran en todos los dolores y molestias con gran experiencia. Con la banda sonora de las olas que rompen y la frescura de la brisa marina, es imposible no desconectar del resto del mundo.

Tras los masajes, te traen copas de champán mientras te remojas en el jacuzzi exterior, antes de ser acompañados al Sunset Bar, un restaurante frente al mar con cabañas, donde les espera un maridaje. Antes del servicio, se les pide que seleccionen un aperitivo, un plato principal y un postre, así como lo que quieran beber.

Otras experiencias del spa son individuales, como el masaje a cuatro manos, un tratamiento facial con oxígeno y una envoltura corporal. Todas estas experiencias incluyen un maridaje. Estas experiencias son las que ayudan a situar toda la experiencia del resort por delante de otras en Los Cabos.

El resto del Grand Solmar en Rancho San Lucas tampoco decepciona. Uno de los aspectos más destacados del complejo es su fabulosa oferta gastronómica. Con o sin spa, la primera parada para cualquier huésped debería ser el Sunset Bar, donde las mesas se sitúan bajo cabañas a la sombra con vistas a una de las piscinas de borde infinito frente al mar.

Este lugar rezuma tranquilidad, con vistas panorámicas del desierto que contrastan con el Pacífico. Es un lugar perfecto para relajarse con una copa de vino y una ensalada fresca o uno de los rollos de sushi característicos del restaurante, especialmente si acaba de llegar y su habitación no está lista.

En Anica se puede cenar durante todo el día, con preciosas vistas desde su patio y sus fogones. Para cenar, lo más destacado del menú son las carnes y mariscos a la parrilla, el tiradito de atún y la tabla de embutidos. Asegúrate de reservar una mesa para la puesta de sol, porque las vistas son realmente explosivas.

El complejo también dispone de un servicio de transporte gratuito que lleva a los huéspedes al complejo de la marca en Cabo San Lucas, donde pueden disfrutar de los emblemáticos restaurantes del Grand Solmar at Land’s End.

Las habitaciones del Grand Solmar at Rancho San Lucas son de tres categorías: Grand Studio, Master Suite y Presidential Suite. Las Presidential Suites tienen 2.038 pies cuadrados, con un máximo de seis huéspedes. Las Master Suites tienen 1.245 pies cuadrados para un máximo de cuatro huéspedes.

Incluso los Grand Studios son amplios, con 828 pies cuadrados, con un máximo de tres huéspedes.

Todas las suites tienen suelos de mármol, balcones privados, bañeras de hidromasaje en el baño y cocinas totalmente equipadas. El complejo cuenta con un paquete de todo incluido, o los huéspedes pueden elegir un plan europeo tradicional u optar por cocinar en sus habitaciones.

Por ahora, el complejo tiene un tamaño íntimo, con menos de 130 habitaciones; varias zonas de piscina, que incluyen un pequeño tobogán y un columpio de cuerda; bares para nadar; y una piscina infinita frente al mar sólo para adultos.

El ambiente puede cambiar a medida que el complejo se amplíe. Por ahora, sin embargo, se puede decir con confianza que este lugar es realmente especial y que vale la pena experimentarlo mientras tenga este tamaño.

Yuniet Blanco Salas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here